Música: Jueves de jam en el Oba Oba “Hay momentos creados desde el azar todos los días”

Comienzan los ochenta, la movida explota para algunos entendidos y para otros muchos se reduce a un grupúsculo de pijos con el pelo de colores y algún que otro punkarra de cuna.

Es 1981 y Los Secretos son de los primeros abanderados a escala nacional de esta nueva actitud. Ese mismo año nace Pedro Makay, quien nos va a guiar a continuación por los entresijos de las jam sessions madrileñas, deteniéndose en la que el coordina, la del Oba Oba los jueves de madrugada.

Apostar por un interlocutor como médium entre el Madrid de las música sin norma, improvisada como urdiendo un plan dirigido por el caos, requiere que sepamos si este Pedro Makay es de fiar. Primero exprimimos su historia personal, que sirva como aval antes de que llegue el momento de explicar momentos como el de este vídeo:

Un momento delicioso del jueves 20 de febrero.- JUAN P. TORRES

“Makay es un pueblo de Francia que les gustó a mis padres, pero el nombre es de origen irlandés”, y no miente, su segundo nombre no es una invención. Allá en nuestra vecina del norte vivió parte de su infancia, a donde marchó después de nacer en Bilbao. Si regresó fue para estudiar empresariales, una tarea que nunca le colmó de entusiasmo. Con ganas de dar un punto de inflexión tras su etapa universitaria decidió visitar a la familia por parte del padre en Buenos Aires. Un accidente de moto ayudó a que pudiera costearse ese viaje, que le “cambio mucho la vida y le dio la oportunidad de ir a la tierra prometida, primero a conocer y más tarde…” para quedarse. Tras el escarceo argentino vuelve a Bilbao, saluda por casa, graba su primer disco Pedro Makay, 2007, y se pega la vuelta de nuevo. No volverá a España hasta mediados del 2012.

“En esos 5 años en Argentina era un gallego, y les hacía mucha gracia que un español creara una canción con palabras que no existen”

Allí se bate el cobre con dispares y numerosos músicos, alcanza cierta popularidad con motivo de la publicación del su segundo discos Ojos negros, 2010. Se interesa por el tango, “un género lleno de intelectualidad que viene de la polca, del tempo del Rubato, de la música clásica que influye en su nacimiento, tiene algo…, además surge de la calle”.

Además de ser el organizador de las jam del Oba Oba, encargado del apartado vocal y la guitarra, compone. Su estilo no es la fusión de Brassens con Black Amaya como banda. Se debe a que, pese a tanto viaje ya nombrado; una Odisea de vida en la que todavía falta que vuelva,  con 16 años hace parada y fonda en Jamaica, donde va con sus padres a visitar a un amigo de estos.

Esos ritmos caleidoscópicos con origen en Trinidad y Tobago resultan no salir de su cabeza desde entonces “tan divertidos, me encantan”. Este sonido, el calypso, y la rumba, herencia de su profesor gitano de guitarra en la juventud, anti académico “sin una iniciación clásica”, flamenco puro, son sus dos ejes.

“En esos 5 años en Argentina era un gallego, y les hacía mucha gracia que un español creara una canción con palabras que no existen, aunque hay que entenderlo en el contexto de Argentina”. Ahora está en otra rola, aunque guarda buen recuerdo de muchas de aquellas canciones como Yo soy argentino, La noche en la ciudad y en especial a la que mejor ha envejecido ¿o ha seguido creciendo? Angelina. Comparen su versión original, con una reinterpretación actual. “Uno va mejorando cada vez”.

Después de esta etapa de aprendizaje vuelve a Bilbao, y tras ganarse un nombre en la plaza de la capital vizcaína decide dar el salto a la capital. Viene a finales del 2012 y recién arrancado el 2013 empezó a buscarse la vida. La música entre ceja y ceja: “Puedo hacer otras cosa para hacer música, pero todo es música. Puedo hacer de taquillero para hacer música, taxista… El fin, el motor es la música”.

“Puedo hacer otra cosa para hacer música, pero el motor siempre es la música”

Ahora se encuentra matizando un sonido que ya tiene definido “Entre el calypso, el blues, letra arrabalera, algo del ritmo del tango, algo de vals musique, ritmos africanos, rumba como raíz del flamenco… Yo busco sonidos. Yo soy más compositor. Yo quiero enganchar, yo quiero comunicar a cuanta más gente mejor”. “Aunque luego los intelectuales vengan a conspirar”, remata.

Aquí viene el momento de la bomba, está tramando últimamente “hay un proyecto de otro disco pero el mercado es complicado. Así que lo que voy a hacer es lanzar singles, ocho singles por ejemplos para ver con cual comunico. La idea es pulir un estilo, estoy en ello”. Citando a Picasso apunta “no te fijes en tu estilo, que ya lo tienes, sino en el de los demás”.

MAKAY & CO
Las formaciones en las que participa, dejando claro que suele ser él el alma mater de los proyectos. “La idea generalmente yo tengo una idea y la quiero plasmar”. Toca y trabaja con gente, pero siempre desde el rol de compositor y creador. Esto no quita para que no busque “una banda con energía, participe”.

Enumerando:

  • Su banda con su proyecto Pedro Makay. Se compone de los músicos que le han parecido, en el escaparate de las jam, que pueden ajustarse a lo que busca, que le han sorprendido por su flexibilidad a la hora de tener capacidad de ser agua y no taza de té. “Porque lo importante en las jams es provocar el azar, la ilusión, la espontaneidad, lo no racional. Es un cuestión de arte, comunicación y ahí surge el azar”.
  • La banda residente en las jam de los juves en el Oba Oba. “Son gente joven, improvisamos mucho, con frescura apta para la noche”. Y si quieres saber más acaba el artículo.
  • Banda con Abba y Khava, un trío al que a veces se le une un percusionista. “Hacemos calypso africano con una guitarra arrumbada”, como le dijo el gitano “estás rompiendo la rumba, tú, pero te suena bien” Agradeció que le diese el visto bueno.
  • La cuarta es la que surge cada noche, la de ahora: “a la medianoche podemos hacer la banda que surge espontáneamente en cualquier momento”.

Ya es asiduo a las jams desde hace un tiempo. “En argentina no hay tantas, en Bilbao hay pero aquí en Madrid alrededor de 35”. Y las hay de todo tipo “depende de lo que pidas”.

¿Pero nosotros vinimos a hablar de la del Oba Oba los jueves, no?
“Claro, la más ecléctica y divertida.”

Pues cuenta, cuenta…

“Generalmente en este local, el Oba Oba, C/ Jacometrazo 4, tocan música brasileña viernes, sábados y los domingos jazz latino, con libertad de movimientos a las 22:00. Tambien celebrarán en nada el carnaval a lo brasileño: habrá forró, feijoada y muchas caipirinhas. La oferta se completa con clases de danza orientales, entre otras actividades. también hacen una jam muy interesante los JUEVES

Reinterpretación de un clásico del reggae con rap y bavardeo improvisado.- JUAN P. TORRES

De esta jam sobresale la juventud de muchos músicoS, te arrebatan los precios populares que “hacen que venga más gente, que se emborrachen, es asequible”. La música, a lo que se vá, al fin y al cabo “tiene un eclecticismo brutal, muchas corrientes, algo que no pasa en ninguna jam: funk, rock, rumba, reggae mambo, calypso, raíz africana, blues, abiertos a todo”. Entre sus clásicos destacan el Stir it up, Johnny B. Goode y el Sex Machine de James Brown. Yo os propongo un Watermelon man.

Los componentes, la banda titular son Mario de la calle, el bajista; Gastón Padula, batería; Víctor Sánchez, guitarra; Andrés Chapapote, piano y Pedro Makay a la guitarra y la voz. Son muchos los habituales que suben para completar un sonido que se hace grande según avanza la noche. Abba le da a la percusión, Bobby canta con alma congoleña; y Víctor a la armónica y Juan al trombón son habituales. Pero hay muchos más.

“Funk, rock, rumba, reggae, mambo, calypso, raíz africana, blues…, abiertos a todo”

Llevan desde noviembre sin faltar un solo jueves, recuerden de 23:30 hasta las 3:30 aproximadamente. Del tiempo que llevan rodados, Pedro Makay, con quien hablamos se queda con “el día cuando vino Caramelo (Javier Massó) un pianista de jazz cubano a tocar un mambo, fue muy grande que reconociera lo que estábamos haciendo…” Aunque le gustan todas las jams, porque “hay que ser flexible, ver cómo se desarrollan, darlo todo cuando se llena”.

Para acabar este artículo con una visión panorámica de las jams solo decir que de las 30 o 40 que hay abundan los estilos y en cada una encontramos algo distinto: la flamenca fundiéndose con ritmos latinos y cubanos de Diego Guerreo en el Berlín, contiguo al Oba Oba, El Junco, La boca del lobo “un lugar con mucho sabor que hacen jams los miércoles”… y luego de repente surge una de música africana o nacen y mueren encuentros de improvisación porque no va gente y no son rentables.

Dale ritmo con la guaracha.- JUAN P. TORRES

Juan P. Torres

Anuncios

Un Comentario

  1. OUYEA

    Lo de los precios “asequibles”será un eufemismo porque los tercios de cerveza (que suele ser lo mas consumido en general en relación al público de jams a menos que vaya público de mayor poder adquisitivo y consuma gin tonic y demás) a 5€ no me parece barato que se diga, eso sí, los botellines pequeños a 1€ no esta mal.Lo de la improvisación es bastante discutible llevo yendo un tiempo y el repertorio no suele variar mismos temas y mismos partícipes,de vez en cuando se sube alguien a improvisar de verdad pero en un porcentaje pequeño en relación al tiempo que dura la jam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: