Entrevista a Adán Irazusta: “Siempre me expongo al público con cierta zozobra, hasta que escucho alguna risa y abandono la tensión de mis masas cárnicas para disfrutar”

A veces puede resultar algo incómodo responder a las preguntas de una entrevista. Bien por las cuestiones que se tratan, por las formas… pero desde aquí siempre intentamos que nuestros protagonistas se sientan a gusto. Ese es el caso de Adán Irazusta, joven poeta, “que ve pasar el tiempo” añadiría Xoel López. Con su primer poemario Volumen rojo , presentado el pasado miércoles 29 en el libro-bar Vergüenza ajena inaugura su bibliografía, que esperamos fecunda por su propio bien y el nuestro.

La Sala 101 -Tienes 15 segundos para una autobiografía express, cada segundo que te excedes un tiro en la rodilla para que la verborrea no se apodere de ti:

Adán – Mejor a la altura del bazo.

 No sé en qué punto un arquitecto cambia de herramientas para dar forma a las ideas, y deja a un lado escuadra y cartabón por una métrica y una lírica impropia de la cuadricula a la que estás obligado en tu otra faceta:

Desde luego parecen no solaparse ambos prismas de entender y dar respuesta a una misma realidad. La arquitectura (por enfocar en un “tipo de expresión” más concreto) siempre me interesó, desde pequeño. Es muy atractiva la idea de poder diseñar y construir madrigueras… Pero no es el medio en el que me siento libre para transmitir sentimientos o guerrillas internas. Es un arte muy sujeto a los intereses del mercado y a un gran movimiento de capital, en cambio, la poesía (como la pintura o la música) conduce con menos medios y desde luego, transmite de forma directa un mensaje o un desahogo.

Se ve, en cierta manera, un especial énfasis en lo geográfico, lo espacial, en tus versos. Tiene sentido, ¿qué opinas?

Mi modo de entender la épica, siempre ha estado asociado a los espacios abiertos y exagerados en tamaño. Desde la ventana de mi cuarto cuando vivía en el campo, se veía la Sierra de Guadarrama y los atardeceres se fundían en sus cimas. Los paseos, solo o acompañado por los caminos horadados en pisadas, me inspiraban muchísimo a la hora de purgar los pensamientos, es normal que esté tan arraigado a lo geográfico. Entendí pronto que un paisaje y un cuerpo, pueden ser igual de inspiradores.

 

“Los paseos me inspiran muchísimo a la hora de purgar los pensamientos”

Adán en la montaña.- RAÚL

Crees que un cuerpo humano tiene más posibilidades que el hormigón armado y las barras corrugadas ¿no? y la naturaleza ¿exprimes sus posibilidades?

Creo que un cuerpo muchas veces es mejor resguardo que la propia casa. Un cuerpo ajeno pero cercano, como eso, no hay tempestad que aniquile. En la ciudad no queda naturaleza virgen, toda es una manipulación humana. En cuanto a las posibilidades físicas de exprimir la naturaleza, es complicado, pero cuando puedo, voy al campo con Andrés, Clara, Miguel… Son gente que también se sienten muy arraigadas a la naturaleza y es sencillo organizar alguna escapada. En cuanto a la naturaleza en mi poesía, quiero seguir explorando diferentes modos de proyectarla.

Por lo que sé, uno de tus primeros pasos en la farándula fue un grupo ¿entonces empezaste a escribir?

Creo que fue alrededor de los 15 años, una época en la que sientes un vacío identitario. Necesitas experimentar facetas en la que te encuentres cómodo. Por eso los grupos, siempre escuchaba música en casa, mi madre ponía tecno y mi padre jazz, una mezcla bastante psicodélica (risas). He crecido en un ambiente bastante musical. No nos costó montar el grupo, con amigos del instituto, que mutó varias veces de nombre… Escribí alguna letra inacabada para los grupos pero no creo que pudiera definir esa etapa como mis inicios en la escritura. Mi hermana mayor siempre escribía en un diario y me pegó esa manía pronto, pero lo mantenía en secreto, porque entendía el escribir como algo común y privado, casi como el ir al excusado. Te quitas un peso de encima…

Una cosa es ir recopilando esas ideas tejidas con fino hilo y otra enseñar el jersey en el que trabajosamente has trabajado ¿Cómo te sentiste el miércoles pasado cuando preséntate tu primer poemario Volumen rojo?

Me sentí muy arropado. Vino a escucharme mucha gente querida, mi padre, mis hermanas, amigos y amigas. Los socios del Vergüenza Ajena, donde tuvo lugar la presentación, desde un principio me trataron genial, basta decir que me cedieron el espacio con haber ido sólo un par de veces a sus jams(micrófonos abiertos). Al comienzo de la presentación, me temblaban todos los papeles. Pero los escenarios y yo, somos amantes intempestivos. Siempre me expongo al público con cierta zozobra, hasta que escucho alguna risa, ese es el momento en el que abandono la tensión de mis masas cárnicas para disfrutar del recital.

Antes te habías fogueado por micrófonos abiertos, cuéntame esas rutas que servían como excusa perfecta para escaparte de El Escorial:

Había ido alguna vez a ver recitales cuando bajaba a Madrid, por Malasaña o Lavapiés, pero nunca me atreví a leer en público. Es algo que pasa muy a menudo, pensamos que poca gente es capaz de ello, pero en cuanto desmitificas ese imaginario, es estupendo compartir sentimientos y alusiones. Puedo decir, que el gran paso lo dí junto a Claudia, una muy buena amiga de El Escorial. Ella estaba más al día en esta escena y no fue difícil quedar un día para ir a recitar en público.

 

“Pensamos que poca gente es capaz de escribir poesía, pero en cuanto desmitificas ese imaginario es estupendo”

¿El haber escuchado en tan poco tiempo recitar a tanta gente te ha servido de acicate para tomártelo más en serio? ¿Ha marcado tu poesía?

Por supuesto que me ha hecho tomarlo más en serio. Rodearte de personas que valoran su trabajo y el del los demás en un contexto que no es el tuyo, te marca. Noto que estoy mucho más inspirado, sigo en la misma línea discursiva de siempre, experimentando con todo lo que me empapa. Ha sido forzar en cierto modo, el ambiente para que la producción de obra sea más abundante.

Leer es un deber constitucional, o al menos debería ser así. Pienso que alguien que escribe debe leer más que el resto, ¿estás de acuerdo?

Pienso que leer es algo de lo que mucha gente, sobre todo clases bajas, prescinde y es completamente ajena, como el acceso a la cultura en general. Deberíamos de pensar entonces si el Estado, tiene responsabilidades en ello. Y creo que tiene. Cada persona se nutre mediante diferentes vías, y una persona que escriba, por inercia acabará leyendo más que el resto.

Primera camada de Volúmenes rojos

Primera camada de Volúmenes rojos

¿Qué libro o autor se asemejaría a tu estilo?

No he pensado nunca en una figura con la que pueda sentirme identificado. No conozco la obra completa de ningún artista, como no conozco todos los monumentos de una ciudad cuando la visito. Me gusta dejar oquedades en esas figuras, ya sea artista o ciudad, para ir completando poco a poco, sin prisa sabe mejor todo. Pero unos poetas con los que he estado peleando han sido Miguel Hernández, Alfonsina Storni y Juan Manuel Roca. Son los tres primeros que me vienen a la mente. Ah y el poema el caminante, de Patrick Pearse.

¿Y a tu fondo, que temática sueles tratar?

Me interesa muchísimo la crítica social. Una obra vacía de mensaje, es sólo ornamental. Hay que arriesgar y manifestar el desacuerdo contra lo que nos parece injusto, por el medio que sea. La poesía social podría ser el eje discursivo con el que juego, pero también tengo composiciones puramente simbolistas, evocadoras en imágenes, ausentes de estética crítica.

Tienes que hacer la última llamada desde la cárcel, por haber escrito una sátira del rey que ha hecho que acabes con tus huesos en la trena, ¿a qué poeta llamarías para que te recitase un poema? La llamada puede ser internacional…

A mi amigo Andrés, que venga y recite otra sátira más salvaje que la mía, si es posible. Así pasamos ahí el resto del año disfrutando de la compañía. Acabaría eso como rebelión en la granja.

¿Podemos seguirte por las redes o nos conformamos con tu libro, que , por cierto, dónde podemos hacernos con él?

Reabrí un blog que tenía abandonado, hace poco http://cebollaimplosiva.blogspot.com.es/ . Iré colgando nuevos textos y espero poder subir el poemario en pdf., para la descarga gratuita. El cuanto a la adquisición física, en la librería Modesta (Modesto Lafuente, 31), el bar-librería Vergüenza Ajena (Galileo, 56) y espero que pronto en alguna librería más por Madrid o envío por correo. Me han llegado a pedir amigas en Holanda y llegó entero.

Pues eso ha sido todo, ah no, tenía pensado un juego para terminar. Continua este verso hasta hacerlo estrofa. “Mi cuerpo pide tierra”

Desde que mis pies pelados

En la llanura de un escalofrío

Probaron el sabor desértico

De un beso.

Tus manos piden agua

A la orilla de mi risa

Que estalla de impaciencia

Al borde del pico

Acantilado.

Juan P. Torres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: