David Pareja: “Es como una droga, lo hago por quitarme el mono”

Que los acomodadores de La Sala 101 residan en Madrid y nuestro entrevistado de hoy en Barcelona no es un problema. Las distancias se quedan cortas en el mar digital.

“El héroe no nace, sino que se hace” según J. Campbell… Sin embargo, con talento se nace. Algunas veces averiguas por casualidad que lo tienes y otras nunca lo descubres. A David Pareja le cuesta reconocerlo pero tiene talento, para hacer reír. No de cualquier manera, sino a través de una forma de expresión que cada vez está más de moda. A través de los cortometrajes.

Este diseñador gráfico afincado en Barcelona ha vivido diez años en Madrid, donde ha desarrollado la mayoría de sus trabajos audiovisuales junto a Javier Botet. A pesar de que no tiene una extensísima filmografía, Pareja se defiende como pez en el agua en el mar de los festivales. Cuenta con una, casi, interminable lista de selecciones como finalista en festivales de diferentes países y regiones de España. Ganó en 2006 el premio de 30 segundos del famoso NotodoFilmFest, con Lethal Love, y en años consecutivos ha recibido más premios.

El cortometraje que se lleva casi todo el reconocimiento institucional es Mirada Perdida. Premio a mejor cortometraje de ficción en la VIII Edición Notodofilmfest, premio CAMON en la 34ª edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Elche, premio Calle 13 en la VIII Edición de Notodofilmfest, segundo premio en el VI concurso El Plano Secuencia  de Tarrassa, segundo premio otorgado por el II Certamen de Videocreacions Ca Revolta de Valencia y premio a la mejor idea creativa en Muestra Oficial 2011 Festival Internacional de Cortometrajes Vagón en Méjico. David arrastra un buen currículum.
No contento con escribir y dirigir, David también actúa, y ¡de qué manera! Lo que mejor se le da es “hacer de pardillo”. Le gusta parecerlo y la mayoría de los papeles que interpreta, no solo en sus propios cortos, le ayudan a reírse de sí mismo.


La Sala 101: ¿Qué mueve a un diseñador gráfico a hacer cortos, cuál es tu motivación?
David Pareja: Cuando fui a Granada, donde estudié Bellas Artes, conocí a Javier Botet, en primero de carrera. Él tenía una cámara y su afición era…, pues eso, tener una cámara. Cogimos por costumbre entregar los trabajos de la universidad convertidos en cortos. Tirábamos un poco por ahí. Buscábamos la forma de que el trabajo pudiese ir relacionado más con vídeo que con pintura, con escultura… Como a veces se podía hacer un poco de trampa… Aquí fue donde empecé con esto de la afición por los cortos.

¿Te arrepientes de no haber escogido una carrera aún más relacionada con la comunicación audiovisual?
El diseño gráfico es una cosa que me gusta. Me encanta el reto de crear algo a partir de la nada. Me gusta darle al coco investigando el camino por el que llevar tu trabajo. Me divierte y tengo la suerte de poder vivir de esto. No, no me arrepiento de haber estudiado Bellas Artes. De hecho, todo el cine que hago es gracias a Javi [Botet], y le conocí en mi paso por la universidad. Si no fuese así no me hubiera planteado grabar cortos. Es posible que hubiese tirado por arquitectura, que era una de las cosas que tenía en mente.

“Empezamos grabando bromas para subirlas a youtube”

¿Tu formación “más audiovisual” ha sido autodidacta?
Todo lo he arpendido echándole horas en casa. Cada noche nos sentábamos frente al ordenador y hacíamos lo que se nos ocurría. Tiramos de Photoshop, de Premiere, de un programa que ni siquiera me acuerdo…, Animation Pro, creo. Pues ya te imaginas. Cogíamos una foto de un muñeco y le pegábamos nuestras caras encima. El ordenador no podía con eso. Se bloqueaba cada diez minutos y había que empezar de cero. Ahora no dedicaría tanto tiempo en hacer tantas tonterías que no llevan a ningún lado. Entonces, con la ilusión del momento, nos daba igual.

Tengo entendido que eres muy emprendedor. ¿Dedicas tu tiempo de trabajo íntegramente al diseño gráfico, o hay algo más?
Tengo una empresa de desarrollo y diseño web donde hemos trabajado mucho. Se llama Desink.com. Pero sí, la tengo bastante apartada porque he empezado un proyecto nuevo. EverybodyCar.com. Es para que la gente compre coches más baratos. Me explico: digamos que si estás interesado en un coche te ponemos en contacto con más personas que también quieren esa marca y, de esta forma, pueden negociar descuentos para grupos con el concesionario desde la misma web. Esto es lo que, de momento, nos está dando de comer. Gracias a que Telefónica y alguna empresa más nos han comprado un porcentaje salimos a delante. Es un proyecto en el que tengo mucha confianza. Esperamos expandirlo por el mundo. Es una idea diferente y lucharemos para que se de a conocer. La a verdad es que está siendo una época muy productiva para mí, y muy intensa. Hago muchas cosas y estoy muy contento.

Defines tu humor como “humor negro”. Además te ríes de ti mismo. ¿De donde te viene esta “afición”?
Nuestro humor ha ido evolucionando porque el que teníamos antes era más “convencional”, por decirlo de alguna manera. Con el tiempo nos han empezado a hacer gracia cosas que no a todo el mundo se la hace. Las cosas que nos ocurrían en el día a día las trasladamos a los cortos. Nosotros no contamos chistes. Nuestras bromas son meternos entre nosotros, putearnos…, dejarnos en ridículo delante de los demás… Esto se ha plasmado en el cine que hacemos. Es posible que me haya influido también Woody Allen porque a mi me encantan las películas en las que se ríe de sí mismo. Eso me gusta. Me parece que los chistes de crisis, de política y de actualidad son muy aburridos. Son perecederos porque al día siguiente no tienen gracia.

¿Es casualidad que Woddy Allen sea actor y director en sus películas igual que lo haces tú en tus cortos?
Hombre, nosotros hacemos esto porque es lo que tenemos a mano. Tenemos una cámara y para de contar. Me da mucho palo movilizar a gente para que me ayuden a hacer un cortometraje. Y es que se trata de un hobby. Sólo con el cortometraje Nino me planteé movilizar gente para decir “tú te encargas del sonido, tú grabas…”. Eso se hace en el cine y lo que yo hago no sé si será cine, aunque lo llaman así. Yo hago lo que haría un tipo con su cámara, en su casa.
Pero bueno, sí es verdad que hay similitudes. Escuché decir a Woody Allen en una entrevista que no era capaz de encontrar actores lo suficientemente ridículos y patanes como para interpretar al personaje que había creado. Por eso lo prefería hacer él, porque él si es patético. Yo también voy un poco por ahí. Es cierto que cuando hemos necesitado un personaje diferente lo hemos tenido que buscar pero para mí es más difícil explicarle a un tío “quédate ahí callado y que parezcas un idiota” que hacerlo yo mismo. No aspiro a dirigir a cincuenta mil actores. Esto para mí es como una droga. Lo hago por quitarme el mono y ya está. Cojo la cámara grabo algo que me hace gracia y fuera. No necesito hacer casting ni cosas de esas, no aspiro a tanto.

“Las cosas que nos ocurrían en el día a día las trasladamos a los cortos”

Aprovechas el fruto de ese mono para ganar en NotodoFilmfest. ¿Grabas con intención de presentar al concurso, o una vez montado decides presentarlo?
Nosotros empezamos, como te digo, grabando bromas para subirlas a youtube. Pero un día Carlos Vermut, un amigo con el que compartía estudio, me dijo: “me apetece hacer un corto para subirlo a un concurso donde no hace falta ser un director famoso, ni nada”.  Cuando me lo enseñó me di cuenta de que era cierto, que solo había que subir el vídeo y ya está. Yo pensaba que para participar en estas cosas había que tener un título de cineasta o algo así… Fue entonces cuando nos propusimos grabar un par de bromas para presentarlas y salió bien. Gané el premio de 30 segundos con Lethal Love. Carlos Vermut ganó otro también con Maquetas. Tuve estos dos años de suerte y desde entonces subo los cortos aquí directamente. Mola pensar que puedes ganar 3000 euros con tu obra.
La primera vez no fue intencionado pero las siguientes sí que he mandado cortos con la ilusión de que, a lo mejor, podía optar a un premio. Con Mirada perdida funcionó muy bien la difusión. También ganó dos premios de menor categoría. Este año los cortos que haga serán de “aquí te pillo y aquí te mato”. No me apetece complicarme la vida distribuyéndolo y presentándolo a cien mil festivales. Te metes en un círculo vicioso. O ruedo un corto con mis amigos porque me apetece o ruedo una película. No quiero estar de ruta por los festivales, la burocracia es muy aburrida.

¿Una película? ¿Tienes en tu agenda rodarla algún día?
Me gustaría, la verdad, pero es un sueño que implica mucho trabajo. Para comer no puedo parar con el diseño gráfico. Cuando me doy cuenta han pasado los meses y el guión que he empezado ni lo he tocado. Me digo a mi mismo “para el año que viene” pero pasa un año y sigue igual…

¿Dónde te pueden seguir tus fans?
En Intenet tengo dos personalidades. En @ninopareja se puede encontrar al monstruo. Es donde meto todas las burradas que se me ocurren, donde va toda la mierda. El twitter del David Pareja que conoce todo el mundo es @davidpareja. Por otro lado, en davidpareja.info es donde se pueden ver mis cortos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: