Un lugar donde amar el cine, Artistic Metropol

Los cinéfilos más exquisitos que residan en la capital, probablemente ya la conozcan. Habrán asistido a la proyección de algún cortometraje, visitado sus “butacas de honor” y quizás hayan comprado algún que otro artículo “friki” a los ojos del resto de la humanidad. De lo que no cabe duda es de que, con su sentido olfativo, han detectado ya qué es lo que van a leer a continuación. Sin embargo, además de para los primeros; para aquellos que acaben de emigrar de tierras lejanas o que, simplemente, contengan algo de curiosidad en sus vísceras, posiblemente cada vez más contaminadas por las bazofias audiovisuales que se estrenan en nuestro país, presentamos Artistic Metropol.

Este pequeño espacio situado en la calle Cigarreras número seis lo parieron hace algunos meses Ángel Mora y su socio, Héctor García. Con la apertura de Artistic Metropol,  Ángel ha conseguido retomar de cierto modo el espíritu de los antiguos cines de barrio. Al entrar por una puerta bajo un cartel poco presuntuoso, uno se topa con una mesita en la que puede comprar su entrada. Enfrente, el vendedor. No hay ventanillas, ni micrófonos detestables que distorsionen la monótona voz del empleado que pregunta “¿fila ocho o doce?”.  No hay niños sedientos por la última película de Disney, ni se escuchan los berreos de adolescentes anhelantes por el estreno de la americanada de turno. Como mucho se oye el “pop, pop” de la máquina de palomitas que tiene el taquillero a su vera. Pero, a diferencia de los cines de los años sesenta, con los que Artistic Metropol parece coincidir en el trato, “muy humano y personal”, y en los precios (de tan solo seis euros), esta sala se ha adaptado a los nuevos tiempos. Ya que, como afirma Ángel, “tenemos página web, Facebook y Twitter”.

Aunque esta forma de proyectar películas dista un poco de la realidad cinematográfica que se vive en este país, muchos pensaréis que no es para tanto. Pero, amigos, siento comunicaros que sí lo es. Es para tanto y para mucho más. Porque, además de todo lo dicho anteriormente, Artistic Metropol es un conglomerado de peculiaridades.

Se trata de una microsala especializada en cine de terror, independiente y fantástico. En ella se proyectan piezas de lo más variopintas, que no se exhiben en otros lugares de Madrid. De esta manera, Ángel ha creado este lugar casi más como espectador que como empresario, “una sala de cine dedicada a mis dos máximas pasiones: el cine fantástico y el cine independiente”. Está concebida con las entrañas, mostrando lo que a él le gustaría ver y dejando a un lado las modas y los taquillazos.

Otra de sus singularidades son los cortometrajes en la gran pantalla. Algo que “antiguamente había cines que se molestaban en proyectar, con la película de estreno de turno”, recuerda Ángel, “ahora no, el corto ha pasado a un plano menor y únicamente es en festivales, muestras o ciclos donde tenemos la posibilidad de verlos”. Sin embargo, todavía quedan algunos rincones de Madrid dispuestos a seguir ofreciendo este tipo de productos,  tan necesarios y con tan poca cabida dentro de la industria. Artistic Metropol da oportunidades a las cintas de pocos medios, a nuevos creadores o directores, a lo independiente…, porque “cualquier película que esté hecha con el alma, con el corazón, y que tenga unos registros mínimos, a nivel profesional, tiene las puertas abiertas a esta sala”.

A este romanticismo, se le suma el de poder llevarse a casa un libro sobre Kubrick, un muñeco de Hannibal Lecter o una camiseta de la película que está en cartel. “Dos negocios que van de la mano, porque tienen muchas cosas en común” y que permiten al espectador abstraerse durante algo más de 120 minutos.  Como complemento, Artistic ofrece también cursos, conferencias, ponencias y clases magistrales, que hacen un poco más cineastas a los cinéfilos.

Así, poco a poco, esta acogedora sala de la capital va tomando más y más forma. Crece con sus festivales de cine fantástico, sus conciertos en acústico o sus proyecciones en versión original. Artistic Metropol es un lugar en el que se rinde culto al cine, en el que se nota que se ama lo que se hace y en el que sentir las imágenes desde lo más profundo. Y es por ello por lo que su deseo de un cine familiar en el que “no queremos espectadores, queremos amigos; no queremos clientes, queremos fans” llega cada día un poquito más lejos.

Como hoy, que llega a ti.

Entrada por: Juan R. Luis y Nerea Crespo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: