Entrevista a Jorge Ávila: “Nosotros sólo respondemos ante los artistas”

La Sala 101 estuvo en la primera edición del Raíces Negras, un festival donde la cultura y la música se funden ensemble, en el barrio de La Elipa, Madrid, ofreciendo así un espacio diferente donde los vecinos pueden convivir y disfrutar del arte vástago de la cultura negra, latina y jamaicana de un modo diferente. Diferente, porque es un evento sin ánimo de lucro, algo que según va pasando el tiempo es más inusual sobretodo en la coyuntura económica actual. Y, de otro lado, es completamente independiente, sin apoyo económico y ajeno a las ayudas de administraciones o ayuntamientos.

Y para que el festival no quedara en conato, ha sido imprescindible el trabajo de muchas personas: artistas, colaboradores, personal de organización, voluntarios, ponentes y un largo etcétera; pero, Jorge Ávila (o Jorge Avante como él prefiere que le llamen), una persona joven, cándida y con ganas de cambiar el mundo a su manera es el máximo responsable de que Raíces Negras se haya hecho realidad.

Jorge no es un artista al uso, no obstante, es culpable de que los artistas hayan tenido la oportunidad de ser artífices de este proyecto.

La Sala 101: Define Raíces Negras

Jorge Ávila: Es un encuentro mestizo de música y arte en el que se pretende aglutinar la música y otras disciplinas artísticas basadas en los pilares de creación, formación y convivencia.

¿De dónde viene en nombre del festival?

Esto es más complicado (entre risas). En un principio el nombre pretendía reunir toda la música latina y afroamericana que, sobretodo, hay en el panorama musical español. Después se desvirtuó un poco, pero al final sí que hemos conseguido tener música latina, funky, jazz, reggae, ska, etcétera. Al fin y al cabo toda la música es de origen jamaicano y proveniente de la cultura negra además de las dos batucadas que hemos tenido en la calle.

“Sería estúpido decir que el proyecto es gracias a una sola persona”

¿Cuándo surge la idea del festival? ¿De dónde parte?

Surge este verano en Vicálvaro. Estaba ya un poco cansado de eventos carentes de contenido y quería crear un ambiente más grande más completo. Mezclar ocio con cultura y añadir otras cosas como charlas o talleres. No solo conciertos sin más, sino mostrar toda esa cultura más desconocida que existe en Madrid y en el resto del estado español.

Y su origen está en Amaginea, un proyecto de origen individual pero de influencia colectiva. Sería estúpido decir que el proyecto es gracias a una sola persona. A mí se me ocurrió la idea pero sin el resto de personas que han ayudado, que han estado en la barra, en la puerta, el ponente que ha dado charlas o el propio músico que se ha subido al escenario hubiera sido imposible. Simplemente es coordinar todo eso.

¿Qué más nos puedes contar acerca de Amaginea?

Es un proyecto autogestianado y sin ánimo de lucro. Llevamos muy poquito tiempo, pero ya habíamos colaborado en otros festivales y realizado otras actividades, pero hasta ahora no habíamos realizado ningún evento de estas dimensiones.

Además me gustaría recalcar lo de autogestionado. Esta es la clave que nos permite ser independientes. Podríamos crear una asociación y pedir subvenciones, pero no lo hacemos porque eso podría ponernos límites. Además que Amaginea pretende reducir los costes al máximo. Al margen de que en ocasiones las ayudas económicas no son las mejores, y menos en eventos culturales donde se depende de tantos factores. No por ello significa que lo hayamos hecho todo nosotros sin colaboración.

Para esta ocasión, ha habido entidades que nos han ayudado como Radikal Sonoro o Mestizaje que nos han dedicado un programa entero hablando del festival y pinchando la música de los artistas, haciendo así de altavoz y sin ponernos ningún tipo de traba o condición. Otros patrocinadores no lo hubieran hecho. Nosotros sólo respondemos ante los artistas que son realmente los que tiene que sentirse a gusto, no ante un patrocinador que nos condicione a cambio de su colaboración. El dinero por si solo, en ocasiones, no vale nada.

¿Cómo se financia un evento tan grande?

En un principio tuvimos que adelantar el dinero. Luego algunas entidades o empresas decidieron colaborar con nosotros, como el periódico Diagonal que nos anunciaron gratuitamente. También NBQ nos enviaron sprays gratis desde Barcelona para poder desarrollar algunas actividades. Y bueno, después destacar la disposición de los artistas quienes también han adelantado su dinero para poder venir hasta Madrid o quedarse a dormir.

Después todo eso se ha podido sufragar con el “bonoayuda” que pagaba el público por asistir y también con las ganancias que se produjeron en la barra vendiendo bebida y comida.

“Nos gustaría poder realizar eventos de más calidad y duración y, por supuesto, a precios más accesibles”

¿Cómo han salido las cuentas?

El balance es positivo y gracias a ello podremos realizar otras actividades para potenciar todo ese arte. Nos gustaría poder realizar eventos de más calidad y duración, y por supuesto, a precios más accesibles. En definitiva, mejorar a nivel interno y externo.

A nivel interno profesionalizarse cada vez más sin tener miedo a esa palabra, así ofrecer mejores condiciones a los artistas. Por ejemplo, sin que ellos se tengan que preocupar de cosas como el material, o poder ofrecerles un equipo técnico profesional.

Y a nivel externo ofrecer más calidad y ofertar más variedad.

También, parte de ese dinero se destinará para incentivar la actividad de Amaginea y otra parte irá a centros sociales o al propio Dragón que nos ha prestado el espacio para realizar el evento. Como respuesta a este favor nos gustaría ayudarles en lo que podamos, ya que tienen multas que pagar.

¿Por qué decidisteis que las fechas coincidieran con las fiestas del barrio de La Elipa?

Al principio solo pensábamos en que fuera en septiembre y después nos decantamos por que coincidieran con las fiestas locales. Entre otras cosas para demostrar que se pueden realizar eventos alternativos que no estén tan mercantilizados y ofrecer al barrio una alternativa donde también pudiera disfrutar de otras cosas no sólo del delirio, la fiesta y el desfase.

“Hay mucha gente que está metida en la cultura y no está metida en ‘la cultura por la cultura’”

Si se pueden realizar, ¿por qué no se realizan más festivales de estas características?

Hay mucha gente que está metida en la cultura y no está metida en ‘la cultura por la cultura’. Únicamente la utilizan como forma de negocio, cosa que no es negativa, pero está ahí. Por ejemplo, a veces hay intermediarios que son completamente prescindibles. Y está claro que hay gente que puede ganar mucho dinero en esta industria pero deben ser personas que estén dentro del mundillo. A veces, las personas que gestionan este tipo de eventos no son artistas ni siquiera están relacionadas con el arte. En muchos casos son economistas que a duras penas escuchan las necesidades de los artistas. Por eso pienso que los artistas debemos aprender a gestionarnos por nuestra cuenta, y eso lo digo yo que soy representante de algunos grupos de música. La diferencia es que yo intento estar siempre con mi gente y no sólo me centro en el plano económico.

¿Un balance del festival? ¿Algo que te hubiera gustado cambiar?

El evento ha sido positivo, hay que aprender a delegar más (risas). Desde luego cuando nos recuperemos del cansancio lo veremos todo más positivo si cabe.

Y hemos echado en falta que ha habido gran parte de público que no asistía a muchos eventos, como puedan ser las charlas, talleres u otras actividades. Al final solo asistían a los conciertos. Y no es que esté en contra de la música pero creo que hay que comprometerse con otras cosas relacionadas con la cultura y el arte, no solo vale la diversión y el entretenimiento.

¿Habrá una segunda parte?

Volveremos el año que viene quizá en otro espacio y con otros objetivos. Nos estamos planteando que algunos beneficios, si los hay, se destinen a colaboradores que se han portado genial con nosotros. Compañeros que venían de algunas ONGD (Organización No Gubernamental para el Desarrollo) como Africa Nomadar y Formación y vida,desde Alicante y Logroño respectivamente, sin pedirnos nada a cambio. También para el resto de artistas. En ningún caso desde la organización nos planteamos cobrar. Seguramente lo hagamos en beneficio de todos ellos y sirva esto para extender una cultura independiente, alternativa y libre. Porque el festival no es un objetivo en sí mismo pero sí que sirve para impeler otros proyectos de la misma actitud.

Entrevistas por: Javier J. Hedrosa
Colaborador de La Sala 101

Anuncios

  1. Rubén Gutiérrez

    Ese jorge como mola se merece una ola!!! uuueeee =D

  2. Cristina

    Mismo dilema…”Angie” o “Come together”??? Toda la vida rogando que no me hicieran elegir, y no pienso hacerlo!!! Grande, Jorgeeee… ; )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: